Las salsas y el picante en la cocina mexicana

El picante es símbolo de identidad en la cocina mexicana, es el sabor que une a familias y amigos, y el cultivo que prevalece en tierras nacionales.

La relación que tienen los mexicanos con el picante es muy especial, debido a que cuando se saborea se produce cierto placer en el paladar que libera dopamina, un neurotransmisor que ayuda al disfrute. Es por esta razón que el chile es un must en la cocina mexicana, elemento que, sin duda, nos ha dotado de identidad en el resto del mundo.

El chile ha sido la base nutrimental desde tiempos remotos, de acuerdo con información de la Secretaría de Cultura, la evidencia más antigua hasta ahora encontrada de semillas de chile en México se remite a la cueva de Coxcatlán, en la región de Tehuacán, Puebla, en donde un grupo de arqueólogos descubrieron restos de chile de entre 6900 y 5000 a.C.

En México existen 40 variedades de chiles, a los que se les destina 130,000 hectáreas para su cultivo, indica la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y el consumo per cápita de chile al año es de 15 kgs.

Los más populares son el jalapeño, el serrano, el habanero, el poblano, y el morrón. Entre esta variedad, el habanero es el más picoso y se cultiva en Yucatán, Baja California Sur, San Luis Potosí, Chiapas, Sonora, Tabasco y Veracruz; los menos picosos son el poblano y el morrón, cultivados en Guanajuato, San Luis Potosí, Durango, Aguascalientes, Zacatecas, Sinaloa y Sonora.

El chile es un ingrediente primordial para la cocina mexicana, ya que está presente en 90% de los platillos y se emplea tanto para elaborar salsas, como materia prima para hacer guisados y guarniciones. En Sonora Grill Group dentro de nuestro menú, en la sección de guarniciones están las rajas con crema, las cuales no puedes dejar de probar si te gusta el picante.

Las salsas

Las salsas juegan un papel muy importante en la cocina mexicana, que va más allá de ser un aderezo en los platillos. Con la variedad de chiles que hay en la República Mexicana se pueden realizar adobos, recaudos y muchos tipos de salsas con diferentes sabores y colores.

El mole, una salsa hecha a base de muchos elementos, era un manjar para los dioses, pues se trataba de un guiso especial para Moctezuma y Tlanoanis que hasta nuestros días es símbolo de festejo e identidad, al grado de que hay aproximadamente 300 distintos tipos de mole, y tiene 5,000 años de historia a partir de la aparición del metate.

Así como en México hay un sin fin de salsas, todo comensal que visita Sonora Grill o Sonora Grill Prime, goza de poder comer en cada visita diversos tipos de salsas, que se caracterizan por sus distintos aromas, texturas, sabores y con opciones, éstas son: ajo con chile de árbol, tamarindo con pasilla, cacahuate, tres chiles, y lima-limón.

Fuentes: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO). Secretaría de Cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *